sábado, septiembre 03, 2016

Investidura fallida



Esta semana tuvimos las sesiones para las votaciones de investidura, y la cosa no fue diferente a lo que vimos la primera vez, resultando fallidas. Rajoy es incapaz de conseguir apoyos para conseguir la investidura, así que mucho me temo que nos tocará volver a votar.
Y eso que Rajoy hizo todo lo que alguien como él es capaz de hacer: intentar convencernos de que tiene que gobernar él porque sacó más votos (aunque la Constitución no diga eso), intentar convencernos de que la mayoría de los votantes le votaron a él (aunque cualquiera sepa que la mayoría de los que votamos lo hicimos a partidos diferentes al PP), decirnos que un Gobierno que no sea el suyo sería malo para la recuperación (recuperación de la que nos quieren convencer a pesar de los datos del paro). Incluso llegó a amenazar con hacernos votar en Navidad si no lo hacíamos Presidente ahora. Que era lo que nos faltaba, que después de todo lo que nos quitó, ahora nos quiera quitar también la Navidad. Menos mal que ahora parece que quieren cambiar la Constitución para que votemos… el día de los Inocentes.
Lo verdaderamente enervante de todo esto es que Rajoy no está ofreciendo nada a cambio del apoyo de otros partidos, lo que quiere es que se le apoye porque sí. Porque él lo vale. Y los argumentos que usa son verdaderamente ridículos. Por ejemplo, a Pedro Sánchez le decía el lunes que lo tenía que apoyar porque el PSOE y el PP compartían la misma idea de España y tienen el mismo compromiso de lucha contra el terrorismo, esperando, claro, que se le olviden los tiempos de Zapatero, cuando decía que el PSOE quería “romper España” y “rendirse a ETA”.
De momento logró convencer a Ciudadanos, el que, de momento, es el verdadero partido del cambio, porque en los últimos meses no ha hecho otra cosa que cambiar de opinión. Pero no es suficiente, así que necesita más votos a favor o abstenciones, y por eso se las exige al PSOE. No a los nacionalistas que votaron a favor de que Ana Pastor presida el Congreso (y que permitieron hace veinte años que Aznar gobernase), sino al PSOE, que tiene narices también. Y claro, el PSOE tiene que votar en contra de la investidura, porque si no decepcionaría a sus votantes.
No obstante, me da igual tener que volver a votar si esto no sale tampoco esta vez, porque tengo muy claro que da igual las veces que tenga que votar, porque siempre lo haré para evitar que alguien como Rajoy vuelva a la Moncloa.

2 comentarios:

Carolina González dijo...

Completamente de acuerdo. Votaré las veces que haga falta porque no quiero al PP en el Gobierno de mi país.

Pablo Folgueira Lombardero dijo...

Me alegra ver que coincidimos.
Un saludo.