jueves, mayo 25, 2017

Los cinco discos de mi vida

Hola a todo el mundo:
Hace ya cosa de cuatro años y medio que escribo para MetalCry y, en este tiempo, he tenido también la posibilidad de conocer a gente de otros medios, como Subterráneo Heavy, Diario de un Metalhead, The Drinktim, MetRock o La Nave del Metal, llegando incluso a colaborar con algunos. Y en varias ocasiones ya, en Subterráneo llevaron a cabo una iniciativa muy interesante en la que pidieron a músicos o a compañeros de otros medios que les dijeran cinco discos que les hubieran cambiado la vida. Desde que lo vi, pensé que era algo interesante, así que aquí os dejo los míos:

A mucha gente le puede parecer extraño, pero quien me conoce bien de verdad sabe que Michael Jackson fue, durante mi infancia y mis primeros años de adolescencia, mi cantante favorito. De hecho, fue el primer cantante “de verdad” que escuché.
Bad fue un álbum que escuché en cinta hasta que me lo aprendí de memoria: cada melodía, cada palabra que creía entender (porque todavía no hablaba inglés), cada guitarreo… Me lo sabía todo, e incluso llegué a tener el cortometraje de la canción que titulaba el disco grabado de la tele en un VHS que me acompañó muchos años.
Sigue siendo un disco imprescindible.

Guns n’ Roses: Apetite for destruction

Y a Michael Jackson debo también mi amor por el Rock, y de hecho, si empecé a escuchar Rock fue precisamente por Jacko, porque con él colaboraba Slash, guitarrista de los Guns n' Roses, así que, cuando me encontré en la biblioteca del barrio con un disco de los Guns, me lo llevé a casa. No recuerdo si era el GNR Lies o el Use your illusion II, pero sí sé que me encantó. Pero cuando escuché el Apetite for destruction, todo lo que me habían gustado esos discos se vio superado por un disco que iba mucho más allá.
Apetite for destruction es, todavía hoy, un álbum sobresaliente de principio a fin, que nos muestra a cinco músicos en un estado de forma impresionante y que eran capaces de crear verdaderos himnos inmortales a peser de que, como grupo, eran, como dice un amigo mío, completamente disfuncionales.
Sin duda, un disco que me llevaría a una isla desierta.

Iron Maiden: Killers
Iron Maiden fue otro de esos grupos que descubrí en mis años de instituto, y que, desde el primer momento, se convirtió en uno de mis favoritos. Actualmente, los he visto a ellos con Bruce Dickinson a la voz, y, en solitario, he visto a Paul Di’Anno (su cantante original) y a Blaze Bayley (su tercer cantante),  y siempre los he adorado. Tengo incluso singles suyos, alguno en vinilo. Pero la magia de Killers es muy superior a la de otros discos suyos. Un disco cañero y macarra con el que demuestran su capacidad para crear grandes temas. Otros discos posteriores fueron muy grandes también y técnicamente superiores a este, pero el que más me llena es Killers.

Metallica: …And justice for all
Es el primer disco que escuché de Metallica y no me entró a la primera, reconozco que me resultó muy difícil de escuchar. Sin embargo, cuando por fin le cogí el gusto, me di cuenta de que eso era lo que me gustaba de verdad. Canciones oscuras, riffs crujientes, melodías hipnóticas, James cantando con mucha mala leche… eso es este disco. Bueno, y también un bajo que no se escucha casi nada, jajaja.
Puedo decir sin ningún atisbo de vergüenza que este disco me cambió la vida. Si no lo hubiera escuchado cuando tenía diecisiete años, no sé qué escucharía ahora.

Los Suaves: San Francisco Express
“Tienes que escuchar este disco”, me dijo alguien que todavía es amigo mío un día en su casa, cuando estábamos en el instituto. Y acto seguido, me puso la cassete. Desde el primer momento quedé asombrado al escuchar a una banda española haciendo eso. Canciones grandilocuentes y con solos interminables me enamoraron y, desde entonces, me convertí en un fan completo de Los Suaves, a los que vi diez veces en directo, de los que tengo muchísimos discos y de cuyo guitarrista, Alberto Cereijo, vi una masterclass el pasado verano.
Sin duda, uno de mis discos de cabecera.

Podría hablar de muchos discos más que son muy especiales para mí, como el Agotarás de Saratoga, por ejemplo, o el Made in Japan de Deep Purple, pero estos cinco son y llevan mucho tiempo siendo mis favoritos.

lunes, mayo 22, 2017

Gestación de alquiler

Hola a tod@s:
Desde hace algún tiempo se habla de un concepto que, sin embargo, no hace mucho que nos era totalmente desconocido: el de la gestación subrogada. No obstante, esas palabras no son sino una forma fina y elegante de nombrar a algo que sí conocíamos por las películas: el de los vientres de alquiler.
Cuando nos hablan de gestación subrogada nos hablan de la posibilidad de que las mujeres puedan ganar dinero gestando los hijos de parejas que no pueden (o no quieren) tenerlos, presentándolo como un avance y una posibilidad de desarrollo profesional.
Sin embargo, yo creo que no es tan sencillo. Desde luego, siempre habrá mujeres que se presten a hacerlo si no les sale otra cosa para trabajar. Pero, precisamente, se tratará de personas sin otros recursos ni posibilidades, lo que significa que serán personas pobres que estaraán gestando para otras más acomodadas, que serán las que podrán pagar por el servicio. Por mucho que nos digan, en este caso no estaremos hablando de verdadera libertad de elección de trabajo, y, por lo mismo, tampoco veremos a una mujer de extracción social acomodada siendo gestante subrogada para una pareja de orígenes más humildes.
Además, cuando se habla de la gestación subrogada, muchas veces se habla del supuesto derecho a ser padres cuando, en realidad, no existe tal derecho. Son los niños los que tienen derecho a tener padres, pero los adultos no tienen derecho a tener hijos, y, en caso de que sí lo tuvieran, siempre podrían adoptar, cosa que, sin embargo, parece que a mucha gente no se le ocurre.
Es un tema muy complejo, pero, a pesar de eso, desde mi punto se trata, una vez más, de un tema en el que se intenta introducir una idea falaz de libertad para justificar lo que no sería sino una nueva forma de explotación. 
O eso creo.

 Imagen de dominio público tomada de aquí.

viernes, mayo 19, 2017

Cocinando explotación


Hola a todo el mundo:
Supongo que habréis escuchado que hace algunas semanas varios chefs de prestigio reconocieron que tienen a becarios (me niego a utilizar la palabra en inglés que ellos usan) trabajando para ellos a cambio de nada, o, como mucho, de un alojamiento precario. Vergonzoso, ¿verdad?
No voy a ser tan maniqueo de olvidar que esas condiciones laborales se dan en otros muchos sectores económicos, o que incluso yo mismo llegué a trabajar en condiciones similares. Pero tampoco voy a dejar de decir que esos chefs de prestigio no están trabajando por sueldos “normales”, sino que cobran sueldos elevados, o que a sus clientes les están cobrando precios muy elevados. Y tan elevados son tanto sus sueldos como las cuentas que su clientela abona, que incluso de ellos se ha podido comprar una vivienda muy, pero que muy cara, a la vez que dice que, si todos sus trabajadores cobraran, su negocio no sería viable. Entonces, sí que creo que es destacable la hipocresía y, sobre todo, la falta de ética.
¿Por qué digo esto? Pues porque en realidad, ese chef no nos está diciendo que su negocio no sea viable sin trabajadores no remunerados, sino que los niveles de ganancia y enriquecimiento a los que él aspira no se podrían alcanzar si pagase a sus trabajadores. Entonces el problema no es tanto el modelo de negocio que busca, sino el enriquecimiento que quiere conseguir.
Ahí veo yo el problema.
Foto de David Monniaux (2005) tomada de aquí.

sábado, mayo 06, 2017

El futuro de Francia



Hola a todo el mundo:
Esta temporada hay muchos temas interesantes que comentar, algunos más trascendentales y otros mucho menos. Sin embargo, hoy me apetece hablar de uno de los temas más trascendentales de estos días: las elecciones francesas de este año.
Como todo el mundo sabe, la primera vuelta de estas elecciones fue un descalabro para los partidos tradicionales, especialmente para el Partido Socialista, lo que significa que a la segunda vuelta pasaron Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen.
A pesar de que un político como Macron puede parecernos que no es la opción más interesante para la ciudadanía, desde mi punto de vista mucho peor sería la victoria de Le Pen. Su discurso demagógico, populista y, sobre todo, racista pondría en peligro desde algo tan inmediato como la propia pertenencia de Francia a la Unión Europea hasta la recepción de refugiados de países como Siria. Todo esto tendría unas consecuencias a largo plazo demasiado peligrosas.
Por eso, desde mi punto de vista, no hay alternativa. Yo creo que los franceses que todavía creen en la democracia no tienen más remedio que votar a Macron aunque no estén de acuerdo con sus propuestas, para evitar la victoria de Le Pen. A partir de ese momento, la izquierda tiene cuatro años para reorganizarse, llevar a cabo una oposición productiva y volver a presentarse como una alternativa de Gobierno.
Por el bien de Francia y por el bien de Europa.

lunes, abril 17, 2017

Por fin



Hola a todo el mundo:
No pensé que llegaría a ver este momento. Después de años de mentiras, de falsedades y de dar largas, por fin ETA ha empezado a entregar las armas. Digo “empezado” porque estoy seguro de que todavía faltan muchas por entregar, pero al menos, es un primer paso.
Ahora escucharemos a muchos tertulianos decir que todo ha sido una farsa, pero da igual, el camino ya no tiene vuelta atrás: si ETA entrega las armas es porque son conscientes de que ya no van a conseguir nada. Que todo el daño que han hecho ha sido en vano y que, si alguna vez se consigue la independencia del País Vasco, no será por medios violentos.
Todavía falta mucho. Falta que la banda se disuelva de manera definitiva, que entreguen las armas que faltan, que reconozcan el daño que han hecho. Pero, como ya dije en otras ocasiones, tenemos derecho a la esperanza.
Nos lo merecemos. 

jueves, abril 13, 2017

Libros de la tierra


Hola a todo el mundo.
Acabo de terminar uno de los libros que más me han impactado en mucho tiempo. Se trata de Intemperie, primera novela de Jesús Carrasco, escritor nacido en Badajoz en 1972 que, hasta ahora, ha publicado dos obras, la que nos ocupa y La tierra que pisamos.
Intemperie es el relato directo y descarnado de la huida de un niño de su casa en plena España profunda en un momento indeterminado que bien pueden ser los años cincuenta o sesenta del siglo XX. A través del periplo del chaval a través de una tierra devastada por la sequía, vamos conociendo de qué escapa y en quién puede confiar.
Se trata de un relato sencillo, sin tramas paralelas que nos distraigan. Sin embargo, eso no hace que sea algo fácil de leer. Al contrario, su crudeza hace que, en ocasiones, paremos de leer para maldecir la condición humana.
No os voy a contar nada más sobre esta breve novela, de momento me conformo con recomendárosla.
Vale la pena.

sábado, marzo 11, 2017

Historia de una barbaridad



Rara vez tengo ocasión de mezclar dos de mis pasiones, la música y la enseñanza. Sin embargo, el jueves día 9 de marzo tuve la oportunidad de hacerlo. Dentro de los actos de cincuenta aniversario del IES Valle de Turón, en el que ahora mismo estoy trabajando, se llevó a cabo una interesante charla-coloquio sobre la música Metal en la zona, que tuvo lugar como un programa especial de Diario de un Metalhead, en el que, además de la gente del programa (María Amor y Larry) y yo mismo, estuvieron varios músicos que son antiguos alumnos del centro (Feal, de Daédrica, Jorge, de Blast Open, Viti, de RedSet, Constan, de Teksuo), y también el director del programa de radio Más madera, Ferre, que también es antiguo alumno. Pero además estuvo Julia Mª Martínez-Lombó, musicóloga que nos dio una visión mucho más completa y global del fenómeno del que estábamos hablando.

Lo de “Historia de una barbaridad” viene de que fue precisamente la palabra “barbaridad” la que utilicé para quitarle seriedad a mi propuesta cuando hablé con el director del centro, José Espiño, para proponérselo. Desde el principio, se mostró entusiasmado por la idea. A partir de ese momento, me puse a contactar, primero con Larry y María Amor, antiguos alumnos también, que, por mucho que digan, fueron los que más aportaron, y de hecho, me queda la sensación de que yo podía (o al menos, debía) haber hecho mucho más antes y, sobre todo, durante el programa.
Ellos fueron los que más hicieron, primero dándonos un espacio para llevar a cabo la mesa redonda, luego haciendo un cartel mucho más currado que el que había hecho yo, y durante el programa, dinamizándolo y aportando opiniones y recuerdos muy interesantes.

Por supuesto, las demás personas que participaron en la charla fueron imprescindibles. Sus recuerdos, opiniones, ideas… todo ello hizo que todo saliera incluso mejor de lo que me había esperado. Caso aparte fue el de Julia que con su profundo conocimiento de la música Metal, no sólo como fan, sino como musicóloga, nos ayudó a entender y contextualizar aquello de lo que estábamos hablando.
Sin embargo, aunque no estuvieron en el programa, hubo algunas personas que hicieron mucho por esta iniciativa:
Las profesoras del Departamento de Música del instituto (Celia y María) dieron difusión a la iniciativa y aportaron ideas. La profesora de Plástica, Pilar, se encargó de compartir en las redes sociales los sucesivos carteles del evento. Por supuesto, el director del instituto nos dio todo el apoyo desde el punto de vista institucional, y los demás docentes del centro nos también nos apoyaron y hablaron del programa en clase para animar a los alumnos a que nos escucharan.
Pero a quienes más agradezco todo esto fue a las personas que estuvieron en el programa, y especialmente a Larry y María Amor, porque sin ellos esto no hubiera sido posible, y fijaos hasta qué punto fueron determinantes, que ahora mismo escribo teniendo como referencia algunos textos de Larry.
Muchas gracias por hacer que la “barbaridad” se hiciese realidad.
  • Aquí os dejo el texto que escribió Larry después, con el enlace para descargar el programa.
  • Y aquí el programa, si lo queréis escuchar mientras leéis este texto :-) :