jueves, agosto 11, 2011

A ver si se la van a llevar...

Muy buenas, colegas:
Desde hace ya algún tiempo, en Gijón se está cuestionando la ubicación de la Semana Negra, y desde hace algo menos de tiempo, especialmente desde que cambió el Gobierno municipal, su misma continuidad en la ciudad.
Para quienes me estais leyendo desde fuera de Asturias, os puedo contar que la Semana Negra es un certamen cultural que surgió en torno a la novela y el cine negros, pero que ha evolucionado de forma que ahora, aparte de librerías, exposiciones y presentaciones de libros, aglutina también música, atracciones, bares y, en definitiva, diversión en todas sus vertientes, demostrando que una cosa no está reñida con la otra y que se puede disfrutar igual de una exposición de fotoperiodismo y de una noria.
Sin embargo, precisamente la parte lúdica de la Semana hace que los vecinos no estén siempre conformes. Hace algunos años, se situaba en las inmediaciones del estadio de El Molinón, pero fue "expulsada" de allí por las presiones de los vecinos. Después, pasó por la Playa de Poniente, y allí estaba cuando hace tres años Avalanch dieron el concierto en el que grabaron su último disco en directo. Los dos años siguientes, 2009 y 2010, estuvo en la Playa de L'Arbeyal, aquí en mi barrio, y este año la colocaron en el otro extremo de la ciudad, en unos terrenos municipales junto al Campus de Viesques. Y entonces la Universidad de Oviedo, fiel a su costumbre y a su tradición, se aisló y se blindó para evitar que la realidad la manche.
Y ya durante la celebración del certamen, se empezó a escuchar que tal vez la Semana deje de estar en Gijón, y de hecho hace algún tiempo que ciudades como Avilés, Barcelona o incluso Milán coquetean con los organizadores para llevársela de aquí.
Y yo creo que si dejara de estar en Gijón se perdería mucho. Vale que puede que sea en ocasiones molesta, pero no lo será más que cualquier otra actividad lúdica que se puede dar en una ciudad cualquiera. O que puede que se den reyertas en ella, pero no más de las que hay un fin de semana cualquiera (que tampoco hay tantas, a ver si va ahora a pensar la gente que Gijón es una ciudad sin ley).
Pero si se la llevaran de aquí, aunque algunos vecinos ganaran en tranquilidad, se perdería mucho:
Por un lado, perderían los libreros que venden durante el certamen un porcentaje muy elevado de todo lo que venden al año. O los hosteleros que ponen su chiringuito en la Semana Negra y venden en una noche lo que en sus locales habituales venden en una semana o dos. Y también perderían los hosteleros que NO están en la Semana Negra pero que tienen el local cerca de donde la ponen y que despachan a la gente que va a la Semana Negra pero no quiere comer en ella (un dato: en mi calle hay un kebab y sólo lo vi lleno el año pasado, cuando la Semana Negra estaba a quinientos metros).
Pero también perdería el Ayuntamiento, porque perdería el dinero que recibe por dejar que se monten las atracciones en terrenos municipales.
Y sobre todo, se perdería la presencia de Gijón en los circuitos culturales internacionales, porque este certamen ha colocado la ciudad en la agenda de los amantes de la novela negra y ha hecho que se hable de la ciudad en los medios de comunicación de toda España. Y eso sí que sería una gran pérdida.
Sería necesario buscar alguna solución que permitiera que nunca se fuera de Gijón sin perjudicar a nadie, eso está claro. Porque sería una pérdida mucho mayor de lo que parece a simple vista.
A ver si ahora, con la tontería, van a llevarse la Semana Negra de aquí...
Y luego nos quejaremos...

2 comentarios:

Leticia Rey Sante dijo...

Esperemos que no se la lleven! Casi sin darme cuenta forma parte de mi vida, y no la empecé a echar de menos hasta que la vi peligrar...

Pablo dijo...

Hola, Leti:
Yo también espero que siga aquí. Como dices, es parte de nosotros y seguro que si nos falta, la vamos a echar mucho de menos.