miércoles, abril 16, 2008

Levantando acta

La verdad es que sobran temas sobre los que escribir. El lunes, como sabéis, se conmemoró la proclamación de la II República. No escribí sobre ella porque ya lo hice los dos años anteriores. También se presento oficialmente el nuevo Gobierno. Y encima hoy es el cumpleaños del Papa.
Además, en una entrevista que le hicieron hoy en la Cadena Ser de Gijón al actor que estaba dentro del disfraz de Don Pimpón en Barrio Sésamo, muchos de los que veíamos ese programa en nuestra tierna infancia descubrimos la respuesta a una pregunta que nos tenía intrigados: ¿Qué era ese personaje, un búho, un bicho raro en general o qué? Según el actor, el disfraz se hizo a partir de fotos de él mismo, es él pero en gordo (vale, es una chorrada, pero me llamó la atención).
Pero en realidad, hoy no quiero hablar de ninguno de esos temas, sino de un libro (antes del texto de la semana que viene, que también irá sobre libros, que para eso es su día). El libro que tengo encima de mi escritorio en este momento. Concretamente éste:

Se trata de las actas de una serie de conferencias que hubo hace ahora justo tres años en la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Oviedo. Supongo que Pedro recordará cómo lo arrastré a una de dichas conferencias. Este tomo fue coordinado por los tres estudiantes que organizaron las jornadas y a los que debo que llegara a mis manos, porque, muy amablemente, mis tres colegas me guardaron una copia, que llegó ayer a mis manos gracias a Valentín.
Pero no quiero hablar ni de las jornadas en sí, ni de los ocho ponentes (de los cuales sólo seis dieron los textos de sus conferencias para que se publicaran), sino de los tres organizadores, a los que yo no conozco por sus nombres, sino que para mí son Valen, el "Salas" y Nachón. Los tres estudiantes todavía sin licenciar que lucharon por sacar todo esto adelante, por conseguir que estas conferencias llenaran un vacío en la formación de los estudiantes de Historia.
Supongo que ahora que las actas ven la luz se sentirán satisfechos por el trabajo bien hecho. Y supongo que todo el esfuerzo habrá valido la pena. Y recuerdo aquellas conferencias, organizadas con entusiasmo y esfuerzo por mis amigos, que tan bien salieron. Recuerdo las ganas que demostraban a cada paso que daban. Las ganas propias de quien cree en lo que hace. De quien ama lo que hace.
Ahora que el esfuerzo de estos tres que ahora son ya arqueólogos profesionales se ha visto recompensado con este libro, no me queda otra que darles la enhorabuena por haberlo hecho posible. Y agradecerles que nos hayan dado la oportunidad de volver a disfrutar aquellas estupendas conferencias.
Un abrazo, amigos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola gente soy "er Valen" uno de los intentó organizar las jornadas. en primer lugar agradecer a pablo "bombardero" sus cariñosas palabras. la verdad que las jornadas salieron medienamente bién, pese a problemas de organización y demás temas en los que no quiero entrar. Pero lo mejor de todo creo que ha sido que estás han visto la luz... años despues.
Estas jornadas son el fruto de las ganas de trabajar y hacer algo por "nuestra arqueología asturiana". sin lugar a duda nuestra presencia en libro no es sino una simple coincidencia, pues estas actas deberían ser de todo un grupo de personas que coincidimos en la facultad y en las distintas excavaciones que realizamos juntos. Para todos ellos, ya sabeis quienes sois, todo mi reconocimiento por intentar mantener día a día las ganas de trabajar por la arqueología y el patrimonio. un saludo y recuerdo para todos los ponentes de las conferencias y sobre todo para la gente que asistió a ellas. y recordar "hay que andar que también anda el Alsa". un sincero saludo "bombardero".

Pablo dijo...

De nada, compañero.
Un abrazo.

Diana dijo...

Hola.
Valen, Salas, Nachón; os envidio. Envidio las muestras de amistad que os está ofreciendo Pablo.
No pongo en dudua que os las mereceréis, pero Pablo está demostrando su admiración por unos amigos y no duda en expresarlo públicamente: os envidio y os felicito por contar con un amigo así
Un biquiño desde Coruña.
Diana

Pablo dijo...

Tengo que demostrar admiración porque su labor al organizarlas me pareció titánica, y porque al final salió todo bien, y lo digo porque sé que fue así, yo estuve en las ocho conferencias y vi que todo iba saliendo bien.
Además, el cariño que ellos saben que siento es evidente. Somos compañeros no sólo de Facultad, sino también de excavaciones. Con los tres excavé como voluntario en los castros asturianos de Chao Samartín (Grandas de Salime) y Os Castros (Taramundi), y con Valentín además en el de San Chuis (Pola de Allande), ya como profesionales los dos. Conozco su amor por la Historia y la Arqueología y la ilusión que pusieron en la organización de estas Jornadas.
Por eso creí que era necesario dejarlo claro.
Un beso, Diana.