lunes, diciembre 06, 2010

Reflexiones sobre la libertad de expresión

Muy buenas, queridos lectores:
Estaba yo estos días viendo las noticias, sobre todo las de los controladores, y me dio por verlas en varias cadenas de televisión distintas, para comprobar hasta qué punto puede ser diferente la manera de decir la misma noticia en dos medios distintos deorientación ideológica diferente. Y se me ocurrieron estas reflexiones:
En determinados medios y sobre todo en determinados tipos de programas, se piensa que todo vale. Se dice cualquier cosa y de la forma que sea, sin respetar a las personas que puedan verse afectadas por esas palabras. Entonces, ¿qué podemos sacar en claro de esa manera de actuar? Pues que se hace amparándose en una idea errónea de lo que es la libertad de expresión.
A estas alturas de la película no voy a hablar de que sería necesario censurar determinados programas o determinadas ideas. No es eso lo que quiero decir. Todo el mundo tiene derecho a decir lo que quiera, que bastante tiempo hubo censura en este país. Sin embargo, toda libertad supone una responsabilidad, y todo derecho supone la aceptación de deberes. Por lo tanto, lo que sería necesario es asumir que las opiniones y las palabras pueden ser respondidas, y también que pueden ser constitutivas de responsabilidad. Por ejemplo, utilizar un medio de comunicación para insultar o difamar a alguien no es hacer uso de la libertad de expresión. Es pervertir dicha libertad, y si esa persona insultada opta por interponer acciones legales no está intentando vulnerar el derecho a la libertad de expresión, sino que intenta defender sus propios derechos.
No todo vale. Hacen falta límites, y el límite es el respeto a los demás. Y cuando un medio de comunicación de cierta ideología compara al partido político de la ideología opuesta con dictadores está traspasando ese límite, independientemente de la ideología de unos o de otros.
¿No estais de acuerdo?
Nos vemos.

3 comentarios:

El cojín de Lara dijo...

Hola Pablo:
¿cómo no voy a estar de acuerdo contigo?. Creo que tras un largo periodo de privación de libertades, las sociedades tardan varias décadas en aprender a vivir en libertad asumiendo que ello conlleva: repetar la liberad de los demás y, sobre todo, los deberes y obligaciones que tienen los ciudadanos en las sociedades democráticas...en realidad, esa no adaptación a los regímenes democráticos, desde mi humilde opinión, provocaron crisis políticas en el pasado que propiciaron la llegada de los fascismos como respuestas viables al desorden políticosocial...y yo que soy muy "alarmista", comienzo a ver hechos preocupantes que, creo, que favorecen ese renacimiento de fascis tan terribles e inhumanos. Pero como algunos "compañeros" de carrera me han dicho: "tú no sabes de estas cosas porque no estás en investigación". Así que espero estar completamente equivocada y ser una ignorante. Un beso Pablín.

Pedro dijo...

Hola, Pablo, lo malo de los años y la confianza es que ya nos vemos venir. Por supuesto, por encima de la libertad de expresión debe existir una norma, unas reglas del juego, acerca de qué tipo de mensajes pueden aparecer en medios de comunicación de masas, especialmente aquellos mensajes que puedan deteriorar nuestra sociedad y nuestra democracia.
PERO una de las responsabilidades de los medios de comunicación es la de vigilar al poder político. No voy a entrar a juzgar este capítulo concreto de los controladores, y en el fondo creo que el gobierno actuó bien: cuando una manifestación desautorizada corta una circulación, se envía a los antidisturbios a desmontar las barricadas. Por tanto, si una huelga salvaje, sin notificación ni servicios mínimos, trata de paralizar el país, el estado emplea su fuerza para romper la huelga y restablecer la normalidad.
Ahora bien, cuando un gobierno recurre al Ejército, cuando se da orden de amenazar con armas de fuego a civiles desarmados, podemos estar o no de acuerdo, pero la prensa debe poder opinar. ¿Te imaginas que se hubieran mobilizado a unidades acorazadas contra las huelgas de camioneros? ¿te imaginas a la policía amenazando a manifestantes o huelguistas con armas de fuego, y no con material antidisturbios? Si en este país existe una prensa libre es para hablar de estas cosas, y que cada cual saque sus conclusions, y si las opiniones vertidas en un medio de comunicación incurren en delito (como puede suceder), no te preocupes que la Fiscalía actuará en consecuencia. ¿O es que sólo hay libertad de prensa para hablar de los famosos?
Un fuerte abrazo.

Pablo dijo...

Hola a los dos:
Hombre, en realidad, cuando hablaba de la comparación de un Gobierno con dictadores no estaba pensando en el hecho de que en Intereconomía hayan dicho que el Gobierno de Zapatero mostró su carácter totalitario cuando mandó a los militares a por los controladores (que lo dijeron), porque en el fondo a mí tampoco me pareció del todo bien que lo hicieran. En realidad pensaba en otros casos, en los que, en relación con otros temas, cierta cadena compara al Gobierno con Hitler y con Stalin. Y fijémonos que no digo ni qué cadena es ni qué temas son, porque sé que medios de izquierdas criticaron al Gobierno de Aznar en términos parecidos en su momento y tampoco me pareció correcto. Precisamente porque hay que mantener las formas.
Por lo demás, como siempre, es un placer que os hayais pasado por aquí.
Un abrazo (a cada uno).