miércoles, marzo 31, 2010

Móviles de sangre

Muy buenas, queridos lectores:
Sé que llevaba algún tiempo sin actualizar, pero es que las ideas no me acababan de venir. Pero ahora que me quedan sólo unas pocas horas antes de cogerme unos merecidos días de descanso, se me ocurrió hablaros de algo que muchos de vosotros no sabíais que existía: Del coltán.
"¿Y qué es eso del coltán?", preguntaréis. Pues es el elemento, mezcla de varios minerales, del que se extrae el tántalo, que a su vez se usa para hacer condensadores que luego se ponen en unos cuantos aparatos.
¿En qué aparatos? Pues aunque os parezca difícil de creer, ese material del que algunos no habías oído hablar antes (yo mismo sé de su existencia desde hace sólo un par de meses) lo tenéis en vuestro bolsillo o en vuestra casa: se usa en videoconsolas, teles de plasma, mp3 y, sobre todo, en móviles.
Lo que pasa con el coltan es que es un elemento muy escaso, cuyas reservas más importantes están en el Congo, y eso significa que el control de la explotación de algo tan escaso y tan utilizable (que en estas cosas equivale a "valioso") puede ser objeto de disputa, lo que a su vez explica que este metal y su control tengan un peso enorme a la hora de comprender conflictos armados como los del Congo.
Vamos a ver. Que no digo que dejemos de usar móviles, ordenadores portátiles o mp3, sólo digo que hay que saber qué tenemos en los bolsillos y qué implicaciones tiene el usarlo.
Y comprender cómo a veces las demandas del Primer Mundo pueden ser determinantes para entender la situación del Tercero.
Nos vemos.
Y cuidado en la carretera estas vacaciones.

Algunos enlaces sobre esto:
Su carácter estratégico explicado en un artículo de El País.
Su uso en los móviles (que es el principal) y su relación con la guerra en el Congo.
El interés por el control de las reservas de coltán.
Su relación con la guerra en el Congo.

4 comentarios:

Pedro dijo...

Hola, Pablo. Una nación se convierte en una nación cuando es capaz de controlar su territorio. Nasser nacionalizó el Canal de Suez aunque le costó una guerra, y las 13 colonias decidieron jugarse el tipo para que su política económica no siguiera decidiéndose en Londres. Las cosas son como son. ¿Por qué crees que existen mini estados cuasi-intocables como Kuwait o Panamá? Los regalos sólo se dan en Navidad, y si un pueblo tiene una mina de oro (o de diamantes, o un pozo petrolífero) bajo su suelo y no es capaz de gestionarlo, o de crear un estado sólido sin injerencias externas para negociar con economías extranjeras desde una posición mínimamente decente, allá ellos. Nuestros abuelos ya hicieron su guerra civil, duró 3 años y luego se pasaron comiendo mierda unos cuantos más, pero ahora España es un estado con mínimas injerencias extranjeras, que cada 4 años decide más o menos hacia dónde quiere ir. Y como decía Aznar la primera vez que fue a Bruxelas, "aquí te mueves y te roban la cartera".
Un abrazo, viejo amigo.

Álvaro dijo...

Desde Ingeniería Sin Fronteras hemos tratado el problema del Coltán varias veces en varios actos de sensibilización. Tenemos bastante documentación al respecto, si quisieras profundizar me lo comentas Pablo!
Un abrazo

Anónimo dijo...

Hola, Pablo hace tiempo leí un libro de Alberto Vazquez Figueroa que trataba de ese tema precisamente, te lo recomiendo sin duda.

Saludos
Miguel

Pablo dijo...

Hola a todos:
El comentario de Pedro es, como siempre, muy interesante, pero yo planteo una pregunta: ¿Si no hubiera demanda en el Primer Mundo se haría lo que se hace en el Tercero para mantener la oferta?
Sobre el comentario de Álvaro, tomo nota, nunca está de más saber dónde se puede encontrar más información.
Y de lo que dice Miguel, también tomo nota, porque a Vázquez Figueroa lo tengo muy poco leído (de hecho, creo que sólo leí un par de libros suyos hace ya bastantes años).
Un saludo a todos.