martes, octubre 20, 2009

Si no es más que hacer unos pocos cálculos

Muy buenas, queridos lectores:
Supongo que ya os habreis enterado de que el otro día hubo una manifa contra el aborto. No quiero hablar sobre el aborto, porque es un tema sobre el que ya hablé en otras ocasiones y porque, para qué os voy a mentir, me parece un tema desagradable.
Voy a hablaros de las cifras. Sí, porque los organizadores de la manifestación aseguran que fueron dos millones de personas las que salieron a la calle. Es una cifra inverosímil y claramente manipulada, pero a falta de nada más divertido, de momento vamos a aceptarla.
Guau. Dos millones de personas. Toma clamor popular.
Pero claro, dos millones de personas sobre una población total de 45 millones tampoco parece tanto, ¿verdad? Igual el clamor es algo menor de lo que nos cuentan.
Incluso entre los votantes del PP, que son unos diez millones, dos tampoco supone una cantidad tan abultada, sobre todo si tenemos en cuenta que no todos los manifestantes votarán al PP.
Pero si seguimos haciendo cálculos, la cifra se rebaja un poco más. A ver, de esos dos millones restemos a los niños que fueron porque sus padres los llevaron (aquí podríamos preguntar cuánto le importan sus hijos a un padre que los mete por la mañana en un autocar en dirección a Madrid y luego los tiene todo el día callejeando en la manifestación, pero casi mejor que lo dejamos para otro momento). Los tenemos que restar porque los niños no fueron voluntariamente, sino porque los llevaron. No creo que muchos de ellos tengan opinión sobre el tema, así que no son computables.
Ahora, restemos a todos aquellos políticos que se manifestaron contra el aborto, aunque cuando estaban en el poder no mostraron oposición alguna contra él. Pensemos por ejemplo en Aznar, que hizo una de las mayores demostraciones de cinismo y de hipocresía de los últimos años. Por cierto, si yo fuera un antiabortista convencido, de los de toda la vida, me parecería fatal que Aznar se subiera al carro de forma tan oportunista.
Y ahora, por último, hagamos algo que no está muy de moda. Pensemos. Sí, ya sé que no tenemos costumbre y que duele, pero de vez en cuando viene bien hacerlo. A ver, nos dicen que eran dos millones de personas. Asumiendo la improbable posibilidad de que hubiera dos personas por metro cuadrado (yo estuve en manifestaciones y no hay ni de coña dos personas por metro cuadrado, igual en la primera fila la gente se apretuja más para salir en la foto, pero más atrás se va en plan "que corra el aire"), para albergar a dos millones de personas harían falta ¡¡¡un millón de metros cuadrados!!!
¿No os parece exagerado?
Entonces, ¿quién es más ingenuo, el que cree que realmente hubo dos millones de personas, o el que cree que con una cifra tan inverosímil va a convencer a alguien?
Nos vemos.

2 comentarios:

Irène dijo...

También me gusta leerte por lo pitismiquis que eres, jaja. Es que entras donde donde nadie se atreve...
Había escuchado por encima algo al respecto, gracias a tu post me he enterado mejor. Pero que vamos, que en fin... se va a tener que pasar lista :)
(yo fuí a una en febrero de 2003, había muchísima gente... y qué?)

Pablo dijo...

Es que, al margen de los motivos para hacer una manifestación, es verdaderamente interesante ver cómo cambian las cifras dependiendo de si las dicen los organizadores, la policía o la empresa ésa que desarrolló una aplicación informática para "contar" a la gente que va de manifa. Y a veces tanto unas cifras como otras pueden ser bastante interesadas, y se pueden hinchar o adelgazar en función del interés de unos o de otros.
Y de todas formas, como ya había suficientes medios de comunicación hablando de las causas de la manifestación, pues me pareció más interesante hablar de cifras.
Un saludo.