viernes, mayo 02, 2008

Historias de la Historia

En una fecha tan señalada como ésta y cumpliéndose como se cumple un aniversario tan redondo, una persona como yo, con mi flamante licenciatura en Historia e hijo de una licenciada en dicha disciplina, debería ser capaz de escribir algo en relación a este tema.
Pero vaya por Dios, resulta que no. No se me ocurre nada original ni divertido. Así que voy a ceñirme a la realidad histórica, que es lo que se me da mejor (aunque recordando que estoy especializado en Arqueología, y que varios lectores de este blog saben más que yo del tema).
- Tú no fuiste al instituto durante el Franquismo - me dijo mi madre esta mañana mientras por la radio escuchábamos los fastos montados en Madrid con motivo del aniversario de la Guerra de Independencia - y nunca te hablaron de "la identidad española frente al invasor".
Entonces, se inició una confrontación intelectual entre historiadores, que llevó a concluir que ni la Guerra de Independencia fue algo masivo, ni fue algo debido a una identidad nacional frente a la injerencia extranjera, ni, por supuesto, fue la mejor opción posible.
Pero independientemente de que los sublevados de Madrid, a los que tan bien representó Goya, acertaran de enemigo o se equivocaran totalmente, no podemos negar que ya tenían una personalidad histórica definida. Fueron responsables de una hazaña.
Vale que dicha hazaña al final salió como el rosario de la aurora, que sirvió para traer al trono al rey más incompetente y cenutrio de la Historia de España y que llevó a que nuestro país quedara descolgado de las corrientes de pensamiento europeas. Y que llevó incluso a que Goya se viera obligado a exiliarse después. Pero fue una hazaña, carajo.
Y lo demás son ganas de vendernos la moto.
Nota: Por cierto y cambiando de tema, si entráis en la web de la revista Medievalismo Digital, concretamente en este apartado, y vais a la página 6 igual veis algo que os resulte llamativo.

2 comentarios:

Pedro dijo...

Querido Pablo:
Hacía muchísimo que no escribía en tu blog, pero veo que nunca deja de haber buenos amigos llenando este blog.
Sobre el 2 de mayo es mucho lo que se podría decir, pero todavía es más lo que no se sabe, ¿se han explorado todas las teorías de la conspiración que lo conectan con el partido fernandino o con el Motín de Aranjuez? No, pero Carantoña (mi autor favorito de la Guerra de la Independencia) ya expuso que tampoco los fernandinos se sentían orgullosos con el 2 de mayo.
Fue una hazaña enarbolada por el nacionalismo español, pero no con toda la boca, porque nunca se dejó de venerar a Daoíz y Velarde, cuando el elemento militar fue totalmente minoritario, casi anecdótico.
¿Identidad española frente al invasor? SI. Pero no de una manera patriotera, sino profunda. Una de las fechas de nacimiento de cierto concepto de la nación francesa fue cuando Luis XVIII huyó y el Cuerpo de la Nación se erigió en sujeto y señaló al rey como enemigo. De la misma manera, cuando Carlos IV y Fernando VII abdican legalmente y ceden la soberanía de la nación española a Napoleón, el cuerpo de la Nación se declara sujeto, y declara que no admite a la dinastía bonapartista. De esta manera, cada Junta Provincial (Asturias en primer lugar) se erigió en detentora de la soberanía nacional, no reconociendo al rey nominal, Jose I.
¿Estaban estas ideas presentes en el 2 de mayo madrileño? No, pero se postularon a lo largo de aquel complejo y apasionante mes de mayo de 1808, dando lugar a una serie de debates que en muchos casos mediatizarían la respuesta militar y política española ante las fuerzas francesas (véase el golpe de estado asturiano de la Romana el 2 de mayo de 1809, en vísperas de la ofensiva de Ney, y cuando el ejército español ya se había derrumbado en la batalla de Tudela, noviembre de 1808).

¿Fue una hazaña el 2 de mayo madrileño? Sí, pues fue la primera vez, en la historia de Europa, que un cuerpo social respondía a una agresión política y militar de una potencia extranjera. ¿Hasta qué punto sus consecuencias fueron negativas para España? En primer lugar, propiciaron 6 años de guerra intensiva que devastaron al país, sin duda el que más sufrió las guerras napoleónicas; España no volvería a ser un país europeo normal hasta mediados del s. XIX; permitió que volviera al trono el peor rey de España, pero también puso en marcha un constitucionalismo que ya no se detendría. Si comparamos nuestra cronología con la francesa no quedamos tan mal parados, viendo las revoluciones y los soberanos estúpidos que paralizaron a Francia hasta 1870, justo cuando en España comienza por fin una monarquía liberal, constitucional y pacífica. Podemos cambiar las agitaciones fernandinas con las revoluciones de 1830 y 1848, y las guerras carlistas y cantonales por las guerras de Crimea, la terrible guerra contra los prusianos, y la guerra civil de la Comuna.
En suma, que ciertamente el 2 de mayo supuso la entrada de España en la Edad Contemporánea, con todos los errores y complejidades que ello conlleva.

Un abrazo, y gracias por seguir escribiendo.
Pedro.
P.D.: Enhorabuena de nuevo por la publicación.

Pablo dijo...

Querido Pedro:
Siempre es un placer que escribas en este blog, sobre todo porque tú eres uno de los lectores que digo que saben más que yo del tema.
Por todo ello, no me queda otra que agradecerte que con tus palabras matices, completes e incluso corrijas las mías.
Y gracias de nuevo por la enhorabuena por la publicación.