domingo, febrero 11, 2007

Con un par

"Siempre es más alabado el hacer bien que mal". Esta frase está tomada del Capítulo LI de la segunda parte de El Quijote. En ese capítulo, Sancho está ejerciendo de gobernador de la fingida Ínsula de Barataria para regocijo de unos nobles que, al darle falsamente ese cargo, esperaban reirse de él y que, sin embargo, se encontraron con el hecho de que el bueno de Sancho tenía más sentido común que muchos gobernantes de verdad. Concretamente, esa frase la dice cuando le piden que juzgue y decida si hay que condenar a un hombre que tenía las mismas razones para vivir que para morir. Y, ante la duda, el falso gobernador decide dejarlo vivir.
Me acordé de este pasaje de El Quijote cuando la semana pasada escuché las declaraciones de José María Aznar diciendo que "ahora sabía que en Irak no había armas de destrucción masiva". Me pareció que el caso era similar, porque quedaba la duda de si esas armas existían o no. Sólo que en su momento, ante la duda se decidió invadir el país. A pesar de la reticencia de la ONU. A pesar de las manifestaciones en todo el mundo que clamaban pidiendo que no se invadiera Irak (al respecto cantaban Saratoga aquello de "hemos suplicado de rodillas / vimos mutilada nuestra voz"). Pero entonces, Aznar y aquellos a los que él seguía como los niños seguían al Flautista de Hamelín decidieron que la solución era invadir el país.
Y el problema es que no sólo eliminaron a un dictador. Además destruyeron las infraestructuras iraquíes, sumieron el país en el caos y en los enfrentamientos entre señores de la guerra y sumieron a sus habitanten en la miseria.
Casi cuatro años después, Aznar nos dice que hoy sabe que no había armas nucleares. Así, con un par. Como si los ciudadanos no le hubiéramos pedido que no nos embarcara en esa guerra y la ONU no hubiera pedido a Bush y sus acólitos que no invadieran Irak hasta estar seguros de la existencia de esas hipotéticas armas. Y lo dice sin el más mínimo atisbo de arrepentimiento. Como si no no le importara la muerte de miles de civiles. Como si todavía creyera que el mundo es más seguro ahora que antes de la invasión.
Es curioso. Todos recordamos aquellas declaraciones en las que dijo que los musulmanes no habian pedido perdón por ocho siglos de presencia en España (olvidando que, casualmente, entonces España no existía como entidad política). Sin embargo, él no pide perdón por la invasión de Irak y la muerte de civiles.
Al final voy a tener que darle la razón a Rajoy. No debería bastar con ser español y mayor de edad para ser Presidente del Gobierno.

2 comentarios:

Mirada Retrospectiva dijo...

Sigues en la brecha.
Gran artículo.
Nos vemos

Pedro dijo...

Hola Pablo, enhorabuena por tu artículo, es muy sólido. Pero, obviamente, algo tendré que decir:
Cada vez veo que tenía más razón Teddy Roosevelt con aquello de "tomé Panamá, y luego pedí permiso". Tropas etíopes, con apoyo aéreo de USA, han expulsado a los islamistas de Mogadiscio, cargándose a algún líder de Al Qaida, además de, por supuesto, a un buen número de civiles, en un episodio más de los conflictos en el Cuerno de África y de las guerras civiles somalíes tras la caída del régimen comunista renegado de Barré. Y, sin embargo, nadie habla de la intervención en Somalia, para una vez que algo les sale bien a los USA a la primera, nadie habla de los civiles somalíes (que éstos sí que los matan los americanos; no como a la mayoría de irakíes, que están siendo asesinados constantemente por los terroristas sunníes, chiítas y de Al-Qaida indistintamente), nadie se manifiesta, no pasa nada...¿Caía mejor Saddam que los Tribunales Islámicos de Mogadiscio? ¿O es que los somalíes no invirtieron en sobornar descarada y probadamente a media ONU, incluído el hijo de Koffi Annan, con aquello del Programa "Petróleo por alimentos"? ¿O será que la ONU sólo se apiada de sátrapas cuando están podridos de pasta, como Saddam, los iraníes, los sirios o Hizbullah, mientras que lo que pase en Sudán o Somalia se la trae al pairo -por no hablar de la doctrina de no intervención ordenada por Koffi Annan a los cascos azules en Ruanda y Burundi-? ¿O será, más sencillamente, que los americanos se dedicaron esta vez a bombardear primero y discutir después, que es lo que se les da bien?
No lo sé. En todo caso, a Von Ribbentrop lo colgaron exactamente por lo mismo que hizo Colin Powell.
Un saludo, Pablo. Por cierto, ya tengo blog.