domingo, diciembre 12, 2010

Cosas de la cultura

Muy buenas, queridos lectores:
Aunque este texto va con la etiqueta de Actualidad, en realidad se refiere a algo que ya pasó hace algún tiempo. Voy a hablar de por qué creo que a Oviedo no le concedieron la capitalidad europea de la cultura para 2016.
Hace un año o poco más se intentaba que dicha capitalidad se la concedieran a una candidatura conjunta presentada por Gijón, Oviedo y Avilés. Fue lo que un colega mío bautizó en plan de coña como "Ovigilés 2016". Sin embargo, poco después de esa candidatura sólo quedó la de Oviedo, y sinceramente no sé si fue porque Gijón y Avilés se desmarcaron o porque desde Oviedo prefirieron seguir en solitario. Y la verdad, me da lo mismo el motivo de la separación, pero creo que fue el motivo principal de que la capitalidad no llegara a Asturias.
Oviedo es, desde luego, una ciudad interesante, y con una intensa vida cultural. No en vano, allí están los museos más importantes de Asturias, allí es donde se celebra la gala de entrega de los Premios Príncipe de Asturias, y en sus teatros hay ópera y zarzuela. Todo eso está muy bien, por supuesto.
Pero creo que no es suficiente. Hace falta una apuesta más arriesgada por cuestiones culturales más actuales. Precisamente el tipo de apuesta que se hubiera encontrado en Avilés y, sobre todo, en Gijón, lo que hubiera completado mucho la candidatura.
Desde mi punto de vista (repito, mi punto de vista, no intento ni de lejos sentar cátedra), igual una apuesta por el Arte actual representado en el Centro Niemeyer de Avilés y en Laboral Centro de Arte de Gijón hubiera estado muy bien. Añadir un interés mucho mayor por la música en directo como hay en Gijón también hubiera ayudado (recordemos que en Oviedo los conciertos se limitan a las fiestas de San Mateo, mientras que en Gijón los hay financiados por el Ayuntamiento durante todo el verano; en Avilés también hay aportaciones interesantes en ese aspecto). Y además, en Gijón se celebra un Festival Internacional de Cine independiente, que podría también haber ayudado a que la balanza se inclinara hacia al lado asturiano.
Ya nunca sabremos qué hubiera pasado si se hubiera mantenido la candidatura conjunta. Puede que al final tampoco hubiera sido elegida. Pero yo creo que mantenerla hubiera ayudado mucho.
¿A vosotros que os parece?

2 comentarios:

Pedro dijo...

Hola, Pablo, lo que comentas me recuerda a algo con lo que estoy trabajando para otros momentos históricos: Asturias, a diferencia de otras provincias costeras, está descentralizada: la capital está tierra adentro, por lo que el tráfico marítimo estuvo históricamente descentralizado hasta mediados del s. XVIII. En otras provincias, la capital es el primer puerto y apenas hay sitio para otra gran urbe en la provincia: La Coruña, Bilbao, Santander, Cádiz, Barcelona, Valencia... En Asturias, por tanto, tenemos una ciudad con las infraestructuras institucionales y culturales del poder político y eclesiástico, Oviedo, y luego tenemos otras dos ricas e interesantes villas marineras e industriales. Y las 3 ciudades tienen sus monumentos, sus instituciones culturales, sus cascos antiguos, su personalidad.. y, por supuesto, sus rivalidades. La capitalidad de la cultura no es sino otro contratiempo de esta descentralización. Si ese título pudiera recaer sobre toda la región, y así pudiéramos incluir los Picos de Europa y Covadonga, además de todas las hermosas villas marineras, la comarca vaqueira...etc, sería estupendo, pero si sólo puede recaer en una ciudad, o en un conjunto de varias, ahí está el problema, ninguna de las 3 tiene peso suficiente como para competir por sí misma, y si tenmos que esperar a q Gijón, Oviedo y Avilés se pongan de acuerdo en algo, podemos esperar a que el desierto del Sahara llegue hasta Pajares.
Un fuerte abrazo. Pedro.

carmenpiva dijo...

Hola, Pablo. Gracias por pasarte por mi blog y dejarme el comentario. Yo tendré que reservar tiempo para investigar en el tuyo, que veo que tienes reflexiones muy interesantes.
Un saludo y mis mejores deseos de una buenas fiestas y un mejor año 2011.
Carmenpiva en el mundo de la blogoesfera.