miércoles, julio 21, 2010

¡¡Qué negro está todo!!

Hola a todos, queridos lectores:
Hoy quería hablaros de una cosa de la actualidad gijonesa que me tiene algo preocupado desde el año pasado: la Semana Negra. Y aprovecho a hacerlo ahora que terminó porque así tenemos más perspectiva para verlo.
Hace cosa de un año y algo, dejé escrito en este blog que no me parecía buena idea que la Semana se celebrara en la playa del Arbeyal, aquí en mi barrio, porque hay menos sitio y está cerca de sitios habitados. Y sigo pensando eso mismo.
Aunque yo no vivo lo bastante cerca como para que el ruido me afecte, sí sé de gente a la que molestó y mucho. Como mi abuela, por ejemplo. O las personas que viven en los pisos nuevos que hay en torno a la playa.
O sea, que yo pienso que los primeros interesados en que la Semana Negra salga de aquí, somos los habitantes de este barrio.
Y por eso mismo, me mosquea que haya un grupo en Facebook que es Yo pienso que la Semana Negra cada año va a peor después de la del Molinón. No porque no lo piense, que lo pienso, sino por el hecho de que se plantea como si hubiéramos sido los de aquí los que pedimos que la trajeran. Como si no hubieran sido las quejas de la gente que vive cerca del estadio las que hicieron que se celebrara fuera de allí.
De hecho, pensé en unirme a ese grupo, pero luego empecé a leer lo que decía la peña... Y casi mejor que no lo haga. Porque, aunque yo pensaba que era algo superado (aunque sea por los cines que tenemos aquí), mucha gente no la quiere aquí porque siguen diciendo que éste es un mal barrio.
Si me hiciera, podría escribir en el muro del grupo, y lo mismo me entraba la mala uva y respondía a esa tontería.
Mejor que no, ¿verdad?
Nos vemos.

7 comentarios:

Pedro dijo...

Hola Pablo, partimos de una realidad: la Semana negra cada vez es menos una feria literaria y más una verbena cutre. Y eso no puede depender del sitio, sino de los autores invitados y de la organización del evento. Si los organizadores sólo ponen mercadillos de mierda, eso es problema de ellos.
Y si la Semana negra hubiera sido desde el principio únicamente una feria literaria diurna, no habría generado problemas de ruido y quejas de los vecinos; en el Molinón hay partidos y el Rastro y no pasa nada, y se hizo la Semana durante años sin problemas, ¿en qué momento la cosa empezó a ir mal? A lo mejor ya en los últimos tiempos del molinón la cosa había empezado a degenerar, eso ocasionó el traslado, y con el traslado la cosa se disparó.
Por cierto, entré en la página de facebook y, al menos en las dos primeras páginas de mensajes, no ví nada ofensivo para el Natahoyo (porque la SN no está en tu barrio, sino en el mío, al estar a este lado de Four ways; somos la Nata del Hoyo), ni tampoco nada insultante en general. Y todos sabemos que en internet hay gente q dice de todo (sin ir más lejos, aquí estamos tú y un humilde servidor).
Lo dicho, lo diurno nunca molesta, véase la Feria de Muestras. Un abrazo. Pedro.

Pablo dijo...

Hola, Pedro, gracias por pasarte por aquí.
Como bien dices, la parte cultural (libros, exposiciones y demás) cada vez tiene menos peso, pero sigue siendo lo que justifica la existencia de la Semana Negra. Sin eso, la Semana en sí no existiría y no habría líos.
Incluir conciertos o lecturas poéticas nocturnas en sí mismo no es malo, porque no es más que ampliar horizontes culturales. El problema viene cuando a todo eso se añaden atracciones y chiringuitos varios que acaparan la mayor parte del espacio del certamen y que monopolizan a la mayor parte de la gente que va. Pero ésa es otra: si no fuera por esas atracciones, a la Semana Negra no iría ni la mitad de gente (por mucho que nos duela, los libros no atraen a tanta peña).
Por otro lado, comentarios ofensivos sobre la zona sí es cierto que no hubo muchos, pero los hubo, y tú sabes tan bien como yo que decir que alguien es de La Calzada o del Natahoyo (o de Contrueces o de Montevil o en general de todo lo que no sea el centro) puede seguir haciendo que mucha gente nos mire mal.
Y tú dirás lo que quieras, pero la playa del Arbeyal es de La Calzada, aunque tampoco me apetece discutir mucho sobre eso, jejeje (qué coño, y si no es de mi barrio, la conquistaremos, jejeje).

El cojín de Lara dijo...

Estimado Pablo:
Aún resacosa de mi último examen te voy a dar mi humilde opinión. La Semana Negra sigue siendo un evento cultural a pesar de todo, y como bien apuntas el problema es todo el "chiringoteo- atracción" que lo rodea. Y digo problema porque es muy cierto que es exagerada la desproporción en superficie que se dedica a la Semana como tal y luego a estos otros lugares. La Semana en sí ni ha mejorado ni ha empeorado, pero los chiringuitos se han cuadriplicado respecto a los primeros años. Y lo sé porque yo vivía en el centro cuando se celebraba en el muelle- poniente. Luego la pasaron para el Molinón porque el centro se colapsaba y no había espacio físico ya, debido a toda la construcción que se desarrolló en Poniente. Con las obras del Molinón y demás cositas también se trasladó con el tiempo a vuestro maravilloso barrio. Independientemente que se sitúe en la antigua "Villa de Nathalium" o en Los Cuatro Caminos ;), alguien debería sopesar el gran interés municipal en la concesión de tantas licencias para chiringuitos y puestos. En una semana las arcas del consistorio ingresan una sustanciosa cantidad... "Dinero, dinero" (Obbus). Que os tratan de desprestigiar...bueno, no puedes pedir nada a las gentes de mente débil. Mi estimada tía que vive en los edificios del Arbeyal me ha comentado que más que el ruido es toda la porquería que se genera, pero que están al loro los servicios de Emulsa. Sea como sea, puedo garantizarte que para los negocios hosteleros de la zona esta semana es muy buena. Así que concluyo con la famosa frase: "nunca llueve a gusto de todos". Un saludo.

Anónimo dijo...

Miguel

Hola pablo y pedro este tema me interesa bastante la verdad. Yo personalmente me gusta que la semana negra se celbre en el arbeyal este año por ejemplo he ido 8 dias aunque reconozco que los problemas de ruido y sobre todo de limpieza son evidentes y muy acusados pero hay que contemplar tambien otros puntos de vista como por ejemplo los bares de la zona que venden mas en esa semana que en tres meses juntos e incluso para la ciudad ya que se incrementa muchisimo el numero de turistas en esa semana que en el resto. Es dificil encontrar una buena ubicación pero con todas las criticas que se hacen lo que van a conseguir es cerrarla con la perdida de mucho dinero para mucha gente ya sea de la calzada o de otro punto de gijon.
Ademas yo puedo corroborar que los 8 dias que fui estaba totalmente abarrotado hay algo que no cuadra.

PD: Pedro no me digas que el arbeyal es del natahoyo porque no vamos pregunta a cualquier vecino de mas de 30 años de la zona y te dirá que la playa de la casera siempre fué de la calzada o es que ahora el natahoyo nos conquistó jaja

Pablo dijo...

Hola Miguel y "Lara" (el entrecomillado ya habíamos hablado que viene de que sé que tu nombre es otro en realidad, jejeje, que hay que mantener el misterio):

Lo que dice Lara es cierto, hay una desproporción enorme entre la parte lúdica y la cultural. En el texto de hace un año, uno de mis comentaristas-amigos (creo que Álvaro, pero ahora mismo no tengo el texto delante, así que no estoy seguro), apuntaba la idea de separar esas dos partes, para evitar molestias y ruidos. A pesar de una decisión salomónica que podría parecer acertada (yo la aplaudía como tal en su momento), bien pensado sería un tanto absurda, porque es precisamente la cercanía de la parte cultural la que justifica que haya una parte lúdica. Tal vez, si no se hubiera llegado a esa desproporción, este debate no se estaría llevando a cabo.

Luego está la otra cuestión que apunta Lara, que si hay tanto chiringuito, es porque se permite y el Ayuntamiento se embolsa dinero en forma de permisos. Y es por eso (por cierto, me encanta que lo rubriques mencionando la canción de Obús, jejeje).

Sobre lo que comenta Miguel, está todo muy claro: el mayor problema es la suciedad, y no hay más que ver cómo quedó todo después de desmontar los chiringuitos. Pero que haya tanto chiringuito es lo que hace que vaya tanta gente (el día que fui con vosotros a ver las actuaciones, tardé casi media hora en salir porque estaba tan lleno de gente que no se podía apenas caminar), y eso beneficia a los hosteleros de la zona, no sólo a los que montan su chiringuito en la Semana, y también atrae turismo a la ciudad, con todo lo que eso conlleva de reactivación económica.

Y sobre lo de dónde está el Arbeyal... Nada, Miguel, que tendremos que crear un Frente de Liberación de La Calzada, a ver si reconquistamos la playa, jejeje.
Un abrazo a tod@s.

Pedro dijo...

Dios mío, este es el tipo de cosas que en otros tiempos desembocaban en guerras y derramamiento de sangre. Me recuerda al asunto Perejil. Ok, tras consultar a los viejos del lugar admito que estaba equivocado, que el Natahoyo termina en Santa Olaya, que está a unos metros del comienzo de la playa del Arbeyal, pero es que me queda tan cerca de casa, y al estar totalmente enfrente del colegio electoral del natahoyo, que no acerté a ver las fronteras invisibles. Lamento haber tocado el sentir nacionalista calzadino...
Nada más que añadir a todo lo expuesto por los amigos; ciertamente ha sido un post animado. Un abrazo a todos.

Pablo dijo...

Hola, Pedro, me alegro de que te hayas de que te hayas dado cuenta de tu error. No obstante, esta mañana yo había estado buscando la toponimia oficial de Gijón que publicó el Ayuntamiento hace dos o tres años y el topónimo de L'Arbeyal efectivamente corresponde a La Calzada, mientras que Santa Olaya, que siempre quedó ahí en medio, en "tierra de nadie", pertenece al Natahoyo.
Un abrazo.