miércoles, junio 23, 2010

Ensayo sobre su lucidez

Hola a todos, queridos lectores.
Como comentaba hace un rato con uno de vosotros, últimamente tengo demasiadas cosas que hacer como para poder escribir todo lo que me gustaría. Pero había un tema sobre el que no podía dejar de escribir: el fallecimiento de José Saramago. Y es lógico que no pueda dejarlo pasar. Como bien sabéis, es uno de mis escritores favoritos.
La primera vez que leí algo suyo fue cuando encontré por casa El año de la muerte de Ricardo Reis. Y desde entonces he ido sumergiéndome más y más en su obra, y disfrutando cada vez más de su compleja prosa.
Sí es cierto que algunas de sus novelas puedes parecer complicadas. Pero sólo es una apariencia. Por debajo de sus frases aparentemente difíciles de entender se ocultan historias que nos pueden enseñar mucho de la condición humana.
Y aparte de todo esto, Saramago era un hombre comprometido con sus semejantes, una buena persona que siempre estaba del lado de los más débiles.
Ahora habrá quien recuerde su militancia izquierdista y la use como un argumento en su contra, como vimos en cierto periódico escrito en italiano o como escuchamos decir a cierto político que dijo algo así como que pese a ser de izquierdas era un buen escritor (como si no pudiéramos leer lo que escriben aquellos que no piensan como nosotros o como si la gente de izquierdas no supiera escribir). Olvidando, claro, que Saramago hacía años que no apoyaba la dictadura castrista, por ejemplo.
Pero bueno, al margen de interpretaciones políticas que no vienen a cuento en este caso, ahora lo que debemos hacer es redirle el mejor homenaje que se le puede hacer a un escritor de su talla y de su talento: leerle ahora más que nunca.
Y ahí van mis recomendaciones (sin ninguna intención de ser exhaustivo ni de sentar cátedra, sólo diciendo cuáles son mis favoritos):
1- El hombre duplicado.
2- El Evangelio según Jesucristo.
3- Las intermitencias de la muerte.
4- Memorial del convento.
5- La balsa de piedra (reeditado recientemente en una versión hecha expresamente para recaudar fondos para Haití).
Y a partir de ahí, lo que os apetezca (y que nadie piense que digo éstos porque no me leí más libros de él, eh, que me leí unos cuantos más, jejeje).
Nos vemos.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen artículo Folgue. Cuando acabe el libro con el que estoy ahora empezaré a leer "El viaje del elefante", que compré hace varias semanas en Madrid y lo tengo en la estantería muerto de risa. Hasta ahora de él sólo he leído "ensayo sobre la ceguera" y me impresionó muchísimo.

Y para que se te revuelvan las tripas, aquí te pongo la noticia de Libertad Digital sobre su fallecimiento... (no te pierdas los comentarios de la gente)

http://www.libertaddigital.com/sociedad/muere-el-escritor-portugues-jose-saramago-1276395500/


Un abrazo Folgue (Guti)

Pablo dijo...

Hola, Guti, gracias por tu comentario.
Entré en Libertad Digital. Mete miedo, macho.
Si es que hay gente que no respeta ni a los muertos.
Y, por supuesto, que critican al escritor sin ni siquiera haberlo leido.
Como digo siempre, es mucho más fácil criticar (en este caso a Saramago) que leer.
Un abrazo.

Irène dijo...

Muy buen homenaje Pablo. También lo sentí muchísimo, se van marchando los sabios...
Yo solamente leí y hace tiempos Ensayo sobre la ceguera. Tremendo, qué genialidad la de Saramago.
Tengo por ahí un par de libros más, Todos los nombres y La caverna. Nos pondremos a ello.
Un saludo y muuuuuuuucha suerte chaval!

Pablo dijo...

Hola, Irène, gracias por volver a pasarte por aquí.
"Ensayo sobre la ceguera", como decís los dos, es un libro muy interesante (aunque no es mi favorito, también me lo he leído, y los otros dos que dice Irène, "La caverna" y "Todos los nombres", también). Sobre todo por la metáfora que supone la ceguera de los personajes, y la visión tan pesimista que da de la propia condición humana (hay que reconocer que Saramago no era precisamente la alegría de la huerta, pero bueno).
Ah, y gracias por los ánimos.
Un saludo.

historiaahora dijo...

Muchas gracias por el enlace Pablo, suerte y ánimo con las opos, que poco a poco se van haciendo.
De Saramago comparto tu opinión del "Ensayo sobre la ceguera" está bien pero no me entusiasma. En cambio sí que me gustan los que recomiendas.
Un saludo