domingo, enero 18, 2009

Se dice, se comenta...

Supongo que a estas alturas no será niguna novedad que diga que suelo leer El País a diario, por lo menos su edición digital. Y en su edición digital es donde está lo que me inspira para escribir hoy: los comentarios. Sí, porque en esa web, a diferencia de las otros diarios, como El Mundo, se pueden dejar comentarios a algunas noticias, y además, sin necesidad de registrarse para hacerlo. Y a veces es casi más interesante leer los comentarios que las propias noticias. La verdad, es un verdadero estudio sociológico.
En ocasiones se pueden leer cosas interesantes, pero muchas otras veces, se ve cómo hay gente que habla (mejor dicho, escribe), por no callar, sin argumentos, o con algunos muy simplistas, y mezclando las churras con las merinas de forma alucinante.
Por ejemplo, en una noticia sobre la crisis se pueden leer comentarios del tipo "eso pasa por votar a Zapatero", o "me alegro de que haya crisis, porque así los que votasteis a Zapatero perderéis el trabajo y veréis lo que pasa por no votar a Rajoy". Claro, si el presidente fuera Rajoy no habría crisis, España ganaría Eurovisión y los estudiantes españoles serían los primeros en el informe PISA. No te digo. Por cierto, comentarios como el segundo (que es real) me llevan a suponer que no hay crisis, o al menos que no es como nos la cuentan. Si fuera real, no habría gente tan imbécil como para decir esas cosas.
O se sigue comentando lo mismo, aunque la noticia tenga poco (o nada) que ver. Si se habla de la Ley de Memoria Histórica, siempre habrá alguien que mencione la masacre de Paracuellos, que puede ser lógico. Pero es que si se habla de la dictadura argentina, siempre hay alguien que habla de... la masacre de Paracuellos. Parece que en la Historia no hubo más casos de violencia que ése.
Otras veces, se comenta pero sin leer la noticia, o se responde a comentarios que no se han leído (o lo que es peor, que no se han entendido). En este caso, voy a hablar de un comentario que colgué yo. En una noticia sobre la oposición de la Conferencia Episcopal a algo (no me acuerdo qué), alguien comentó que los protestantes también eran muy malos, que habían quemado a Miguel Servet. Entonces, me salió el profesor que llevo dentro (y que, espero, pronto podrá salir cobrando por hacerlo) y dejé un comentario diciendo que sí, que efectivamente al colega Servet lo habían quemado protestantes, pero que los católicos también lo habían condenado, sólo que no lo quemaron porque escapó a tiempo. Pues alguien respondió a mi comentario con una frase que decía "¡Lo que tengo que leer! Miguel Servet quemado por católicos. ¡Cuánta ignorancia!" (la letra en cursiva la incluyo yo). Es decir, el pavo confundía la condena con la ejecución. O simplemente no se había molestado en intentar entender lo que yo decía, sino que sólo quería montar bulla. Supongo que eso es lo que pasa cuando se dejan escritas cosas que puede leer mucha gente, que no todo el mundo se molesta en entenderlas.
Otras veces, los comentarios son argumentos muy simplistas, como por ejemplo, suponer que la crítica a los ataques de Israel a la franja de Gaza equivale a apoyar el terrorismo de Hamás o, directamente, ser un antisemita.
Y para terminar, os voy a hablar de un comentario que vi, no en la web de El País, sino en la de El Jueves, pero es que me parece que no tiene desperdicio: En una "noticia" en la que se hablaba de los atentados de ETA (insultando a los etarras, por cierto), alguien comentó que era una vergüenza meterse con las víctimas del terrorismo.
Como mínimo, llamativo.
Ahora, os tenéis que lucir con los comentarios que me dejéis ahí abajo, jeje.

18 comentarios:

Pedro dijo...

Hola Pablo:
Buen artículo, que señala ciertamente un problema en nuestros medios de comunicación: gente poco informada, radicalizada, incapaz de analizar los matices de las cosas, y que sin embargo escribe.
Ahora bien... (¿o creías que esto iba a ser tan fácil?) Hay muchos medios de comunicación que escriben de forma tendenciosa, manipulan la información y mantienen riguroso silencio sobre aquellas realidades que se escapan a su ideología. Ante eso, muchos lectores responden con el exabrupto, con la exclamación y con la indignación, cada uno con las herramientas de expresión que posee; no todos los lectores tienen el tiempo ni la información para meter en un comentario las masacres realizadas por Hamas en 2007 entre los miembros y sospechosos de serlo de Al-Fatah, o toda la estrategia de escudos humanos de los terroristas árabes, que quedó al descubierto en los enfrentamientos entre el ejército libanés y una facción de Al-Qaida en los campos de refugiados palestinos en el verano de 2007. Acción, por cierto, respaldada por la ANP, que tampoco está haciendo gran cosa ante la ofensiva hebrea contra sus enemigos íntimos ("sus", de la ANP), los integristas de Hamas. No todo el mundo conoce la evolución del nacionalismo árabe (encarnado por Egipto y Al-Fatah) hacia una progresiva tolerancia y mutua no-agresión con Israel, mientras que son ahora los integristas islámicos, Hezbolá y Hamás, apoyados, armados y entrenados por Irán y Siria (ésta última también interesada en desestabilizar el Líbano).
LO dicho, no todo el mundo puede responder así, por lo que abrevia y dice a secas que la culpa es de Hamás, sus cohetes y sus escudos humanos.
En el caso de ZP, obviamente nadie tiene una varita mágica, pero en el programa del PP para las últimas elecciones ya se hablaba de la crisis, y Pizarro habló de ella en el debate contra Solbes, mientras que éste se limitó a negarla, y el programa de ZP prometía el pleno empleo. Lo qe significaba que, o no sabían lo que se nos venía encima, o sí lo sabían y mintieron descaradamente. Lo que significa de todas formas que estamos ante uno de los gabinetes europeos que peor está afrontando la crisis; crisis que, por cierto, está afectando al empleo español de una forma muchísimo más sangrante que al de otros países de nuestro entorno. ESo, claro está, no lo dicen ni El País ni El jueves.
En cuanto a lo de Paracuellos, que es la palabra tabú (como si no hubiera habido más masacres en aquella guerra; estos madrileños tienen que ser protagonistas; por cierto, si bien fueron fusilados allí Ramiro de Maeztu y Muñoz Seca, los dos principales escritores asesinados por la izquierda en aquella guerra). Pero ciertamente hay muchos medios que siguen machaconamente hablando de unos episodios históricos y se olvidan de otros, y dan mucha más propaganda a los miles de muertos de Chile y Argentina que a los cientos de miles de Centroamérica.
Para terminar, la Inquisición mató a mucha gente en España, al igual que la Guardia Civil, los médicos, el Moro Muza, Murat, Espartero y Abd el Krim, pero hoy, hoy, los únicos que están asesinando gente en España, y sobre todo intentándolo, son los asesinos de ETA; y los que más gente han matado en nuestra democracia son ETA; y los que hace unas semanas colocaron una bomba en el parking de una universidad, que podría haber asesinado a decenas de estudiantes de 20 años, fueron los de ETA. No debemos olvidarlo. Hya otras organizaciones criminales en nuestro país, a las que combaten nuestras fuerzas de seguridad, pero los únicos que, además de asesinar, se sientan en los ayuntamientos, y ponen sus ensangrentadas manos sobre dinero público, son los de ETA (por cierto, la UE va a darle un toque a España por financiación del terrorismo). Y muchos medios confunden las prioridades, y han sido muchísimo más belicosos contra Aznar que contra ETA. Y señalo a El Jueves, y señalo al cine español, que en 30 años apenas ha hecho ninguna película abiertamente beligerante contra ETA, los batasunos, los borrokos, y el sonriente abrazo entre Ibarretxe y Otegui. Habrá queesperar que la hagan los de vaya semanita, los únicos que tienen huevos de hablar de eta en el país vasco.
Lo dicho, hay gente poco informada, pero ante determinados matices suavecitos es normal responder con el exabrupto y la indignación.
Un abrazo.
Pedro

Pablo dijo...

Hola.
En primer lugar, quiero pedir perdón a Víctor, porque trasteando en la cuenta de Blogspot borré sin querer su comentario. Gracias por tus palabras, por supuesto.
En cuanto a lo que dice Pedro, pues sí, que a veces es más fácil el insulto y el exabrupto que el argumento, y que no todo el mundo puede soltar rollos bien estructurados y razonados.
Por otro lado, sobre si la crisis es mayor o menor, si la Ley de Memoria Histórica se deja en el tintero a un bando (que si fuera verdad, que no lo es, sería casualmente, al que después de la guerra fue exaltado como victorioso)o sobre la mala uva que tienen los etarras, mi postura ya quedó clara en bastantes textos anteriores, así que prefiero remitirme a ellos.
Eso sí, tengo que decir que echaba de menos los testamentos que escribe Pedro.
Pedro ha vuelto, y viene dando caña, jeje.

Remedios de los Dolores dijo...

Pues como les veo muy sesudos yo voy a decir la frivolidad de turno:
¿Se han dado uds. cuenta de que se llaman Pedro y Pablo?
Entre los dos y cada uno con su postura opuesta (circuncisión sí, circuncisión no)... ¡Pueden fundar una iglesia!

Pablo dijo...

Hola, "Remedios", bienvenida a este blog, siempre es un placer tener nuevas visitas.
Oye, lo de la fundar una iglesia no sería mala idea, seguro que nos ganaríamos mejor la vida. Desde que leí tu comentario estoy pensando en un nombre para ella, y creo que uno bueno podría ser los Santos Historiadores de los Últimos Días, jeje. ¿Tú qué opinas, Pedro? ¿Te apuntas a fundar nuestra propia religión, jeje?
Un saludo.

Remedios de los Dolores dijo...

Yo con su permiso quisiera ser profetisa en su nueva iglesia... de esas que anuncia a voz en grito "El Fin de la Historia". Me pirran los Apocalipsis.

Pedro dijo...

Jejeje, está bien; aunque lo de "El fin de la historia" ya lo cogió Fukuyama, y "El fin de los días" lo cogió Charche (esas abreviaturas de Ivá). Yo apostaría por algo más ejecutivo, como "El fin de los memos", o "El renacer de la inteligencia", o puestos a desvariar, en plan contrarreformista friki, "La resurrección de la carne picada" (bonito título para una peli de terror de serie B).
Ahora en serio, lo que menos necesita el mundo es una nueva secta religiosa; yo abogaría por fundar un nuevo partido político, y por qué no, en el que se pueda divinizar a su líder (a los romanos les funcionaba), a ser posible en vida. Tomamos el poder de manera incruenta pero contundente, echamos del país a unos cuantos papanatas, diseñamos una nueva política educativa a escuadra y cartabón, inculcando a los chavales disciplina, patriotismo, trabajo, responsabilidad y buenas lecturas; abolimos la prensa rosa, la telebasura, el reguetón y las modas stúpidas y denigrantes para los jóvenes; cerramos telecinco y antena 3; reimplantamos la televisión educativa de verdad y recuperamos para los chavales el scoutismo, las acampadas y los deportes. Tratamos a los terroristas y otros delincuentes violentos como lo hace Francia. Creamos centros de internamiento para maltratadores y otros delincuentes potenciales, de donde no podrán salir hasta que no estén calmaditos; centros de desintoxicación forzosa para los drogadictos, y centros militares para los vándalos y alanos. Repoblamos las Castillas, y hacemos redescubrir el campo abierto. Desviamos una parte de las millonadas que se mueven en el fútbol hacia otros sectores productivos. Creamos iconos que exalten el trabajo, la inteligencia, el amor, la familia y la responsabilidad...
Con todo eso, España vovlería a ser un país habitable, Pablo y un servidor seríamos guías divinos, y Remedios nuestra Musa, y la de todos.
Y entonces, ya tendríamos tiempo de volver a dividir al país sobre el tema de la circuncisión.
Un abrazo a ambos.
Pedro.

Pablo dijo...

A mí lo del fin de la Historia tampoco me acaba de convencer, pa' qué os voy a engañar, jeje.

Remedios de los Dolores dijo...

Desde luego, Pedro:

Tiene ud. madera de lider. Como diría Napo (San Nopoleón le llamaron algunos), le requeriremos cuándo necesitemos líderes de madera.
Como no quiere ud. nombrarme ministra, y prefiere dejarme el papel de Musa, permítame intentar tranquilizarle la exaltación con la artes que nos son propias a los seres etéreos e intangibles.
Abandonemos toda esperanza y eludamos toda crisis evadiendo nuestros cuerpos y almas. No se puede luchar contra los elementos.

Pedro dijo...

Muy bueno lo de los líderes de madera, me lo apunto, con su permiso, aunque puede Votre Grandeur (ya que sacamos al Gran Corso a pasear) tutearme, a fin de cuentas soy unos años más joven que VG.
En cuanto a los ministerios, teniendo en cuenta que Pablo y un servidor nos nombraremos dioses, por el artículo quinto, y siendo las musas criaturas divinas (porque me refería a musas tipo Clío, no a Norma Duval o Carla Bruni, evidentemente), creo que no la hemos dejado tan mal a VG. Pero apoyo igualmente lo de la evasión; a fin de cuentas, uno de mis héroes favoritos es Steve Mcqueen, que de eso sabía un rato, jejeje.
Y a todo esto, ¿con qué tipo de artes querría VG tranquilizarme?
Un saludo a ambos
Pedro

Remedios de los Dolores dijo...

¿Dije artes? Ácidos, quería decir... Permítame que le siga usteando... por aquello de tratar como corresponde a quién corresponde al menos aquí, ya que en la panadería me miran mal si digo buenas tardes.
P.S.: Hasta que no me garanticen que las musas mandan más que los dioses no me voy a quedar tranquila (mandona que es una)

Pedro dijo...

Ya estamos con las armas de destrucción masiva.
En cuanto a los dioses y las musas, sólo diré que ya nadie se encomienda a hefestos (que era un tipo estupendo) o a Poseidón, pero sí a las musas (Clío, Talía...).
Un saludo. Pedro.
P.D.: Felicidades, Pablo, como quien no quiere la cosa, creo que este es tu post con más respuestas.

Remedios de los Dolores dijo...

Para continuar engrosando los comentarios del post de Pablo:
Diré que los ácidos, todos lisérgicos, destructivos sí, pero no masivos (¿qué más dan unas sinapsis más o menos?)
En cuanto al papel de las musas... ¿no es una putada, para las pobres, tener que cargar con las encomiendas de todo quisque? Que si un verso aquí, que si una nota allá, que si guía mi pincel por el lienzo... ¡Pobres, no darán abasto! Y mientras tanto, Júpiter Tonante, o Zeus de mirada torba, de copas.

Pedro dijo...

Gracias, pero no tomo drogas, soy así de sanote. Y en cuanto a las Musas, sí que debe ser un coñazo, pasarse el día rodeadas de pedantes; ¿te acuerdas, Pablo, del apodo me pusiste hace años? No lo pongas por escrito en internet, que me mandan a galeras a servir al Rey.
Y gracias, Remedios, por recordarnos los viejos epítetos homéricos, aquello de las broncíneas lanzas, y los aqueos, de hermosas grebas. Qué tiempos. God bless you.
Un saludo. Pedro.

Remedios de los Dolores dijo...

Me cachis en la mar ¡pero si he puesto torvo con b!
Ay Dios mío... así, no.

Pablo dijo...

Vaya, récord de comentarios en un texto de este blog, je, je. Y sí, Pedro, recuerdo el apodo que te puse. Tranquilo, no lo voy a escribir aquí, que no quiero que mis lectores se creen una imagen errónea de ti por merecer tal apodo y de mí por pensarlo, jeje.

Pilar dijo...

A mí siempre me pone de mala hostia leer los comentarios. En Publico también se pueden dejar.
Saluditos!

Irène dijo...

Pablo,
yo también leo siempre esos comentarios de las noticias. Igual que tú, pienso que son una verdadera fuente de información sobre el ciudadano, se entiende no periodista o no político pero que dispone de ese foro para hacerse "oir". No pocas veces he quedado maravillada porque he leido cosas realmente buenas, increibles. Lo que cuentas sobre esos otros comentarios es bien cierto, pero yo lo considero paja, es obvio quien no tiene ni idea y no hago caso sino para cerciorarme de cuanta ignorancia hay.

Entiendo que estás opositando, así que no puedo sino desearte ánimo para que estudies duro porque un profesor como podrías ser tú no le vendría nada mal a nuestros futuros gobernantes y profesionales, padres y madres.

Pablo dijo...

Muchas gracias por tus palabras, Irene.
Un saludo.