martes, mayo 29, 2007

Dulces derrotas, amargas victorias

Por si alguien no se había enterado, el domingo hubo elecciones autonómicas y municipales. Y, como siempre, todos ganaron y todo sigue igual. Ahora todos se enrollan contándonos que el resultado demuestra que acertaron y que los equivocados son los otros. Y algunos auguran lo que va a pasar el año que viene después de ver lo que pasó anteayer.
Quede claro que me parece una tontería considerar que unas autonómicas pueden darnos idea de por dónde van a ir los tiros de unas generales. Pero ya que todos lo hacen, no quiero perder la oportunidad y me subo al carro yo también.
Si queremos utilizar el resultado de estas elecciones para intuir el resultado de las próximas, lo primero es recordar que, si bien el PP consiguió más votos, el PSOE consiguió más ayuntamientos y más alcaldías, o sea, más poder territorial. Entonces eso nos podría sugerir que dentro de un año Rajoy y sus chicos podrían tener más votos que Zapatero. Pero ¿significaría eso que Rajoy va a ser el próximo presidente?
Yo creo que no. Por varios motivos. En primer lugar, porque el hecho de que haya tenido más votos ahora no significa que los vaya a tener el año que viene. En primer lugar, porque no es igual votar para la alcaldía de tu pueblo que para el Gobierno de la nación. En segundo lugar, porque, no necesariamente todos los que votaron al moderado Gallardón van a votar a Rajoy sabiendo que el exaltado y extremista Acebes va a tener un Ministerio en su hipotético Gobierno.
Y además, porque han tocado las narices a mucha gente. Cuando se insulta al Gobierno, se insulta a más personas. Cuando se miente, se ofende a muchas personas. Cuando se dice que todo voto que no vaya al PP va a ETA, se pierden apoyos. Cuando se dice que haber ganado en Madrid equivale poco menos que a haber conseguido la "joya de la Corona", se molesta a muchos de fuera de Madrid que ya no van a votar a Rajoy.
Por eso, ahora que en España somos tantos etarras y que, según Aznar, está a punto de estallar otra Guerra Civil, Rajoy debería ver qué hace. Podría cambiar de táctica y ser más dialogante, pero entonces perdería el apoyo de la línea más dura de su partido sin que nadie le asegurara que volvería a atraer a los más moderados. O podría seguir con la oposición dura y de derecha sin complejos, pero seguiría sin apoyos. Y entonces sólo podría gobernar si consiguiera una mayoría absoluta, porque ningún otro partido va a querer apoyarlo porque, según Aznar todos los demás partidos apoyan el terrorismo y esos insultos no suelen gustar.
Si creyera que estas elecciones nos dicen qué va a pasar el año que viene, diría que Rajoy debería hacer algo de autocrítica. Pero la autocrítica es difícil cuando se cree que los equivocados son todos los demás.

2 comentarios:

Pedro dijo...

Querido Pablo:
Tu artículo me viene de perlas, porque no voy a tener tiempo para escribir uno en mi blog, y así respondiéndote ya expreso mis opiniones a mi único lector.
Sobre las elecciones del domingo, el PP ganó. Consiguió más votos, y fue la fuerza más votada en las autonómicas de Asturias (en Gijón recortó la mitad), Cantabria, Navarra, Madrid, Castilla León, Valencia y Baleares, mientras que el PSOE sólo lo fue en la Mancha (donde el PP recortó a la mitad la diferencia), Extremadura, Aragón y Canarias, además de en las capitales catalanas, donde creció de una manera extraordinaria. Además, el PP fue la fuerza más votada en la inmensa mayoría de las capitales andaluzas y manchegas, tradicionales feudos izquierdistas (IU perdió la mayoría absoluta de Córdoba, desapareció de la Junta de Extremadura y del Ayuntamienot de Oviedo, y perdió 10.000 votos en Asturias). Otra cosa es que no puedan gobernar en muchos de estos sitios, pero tampoco debemos olvidar que en las generales los terceros partidos no tendrán representación nacional, lo que significa que en el Congreso no estará IU u otros nacionalistas para sacarle las castañas del fuego a los socialistas como en tantísimos ayuntamientos y autonomías de toda España. El PP gana elecciones en las urnas y el PSOE en subastas (la frase es mía, a ver cuándo puedo colgarla en mi blog).
Y en Madrid no sólo ganó Gallardón (que lleva ganando por mayorías absolutas en Madrid desde tiempo inmemorial), sino también Espe, que es de la línea dura del PP, y el ojito derecho de Jiménez Losantos.
Yo soy el primero en decir que una cosa es votar al alcalde y otra al presidente, son candidatos y discursos distintos, pero cuando hay un crecimiento en toda España de una tendencia determinada significa algo. Y creo que ahora mismo es el PSOE el que debe plantearse cosas. Los socialistas madrileños ya lo están haciendo, y culpan directamente a Zapatero de su fracaso por la elección de Sebastián (maniobra pelín rastrera, echarle toda la culpa de un retroceso nacional al candidato a la alcaldía de Madrid), y en el ayuntamineto de Pamplona se verá hasta qué punto los socialistas son capaces de aliarse con abertzales. Y frente a todo esto, Rajoy es el único que dice lo que piensa una gran mayoría de españoles: que debería gobernar la lista más votada, exponiendo los casos de Canarias y Navarra. López Aguilar, un tipo estupendo y un posible recambio de ZP, se merecería gobernar, y los navarros se merecen no tener un gobierno nacional-socialista, puesto que una amplísima mayoría votó a UPN.Pero los socialistas no quieren ni pensar en que gobierne la lista más votada, porque eso les echaría de Galicia, Cantabria, Cataluña y de la mayoría de capitales andaluzas y manchegas.
En suma, mon cher, que al margen de las boutades que diga Aznar, a una gran mayoría les importa más las boutades que HACE este gobierno; y por muchas tonterías que hace Gabino, los ovetenses le siguen votando. Así que te recominedo que vayas reservando tu mala leche, porque en unos meses tendrás otro gobierno del Partido Popular.
OAOAOA, MARIANO A LA MONCLOA.
Un abrazo. Pedro.

Pablo dijo...

Interesantes argumentos, pero algo matizables.
En primer lugar, la lista más votada no siempre supone asumir la voluntad popular. Es decir, ¿qué vale más el partido más votado o el "lado" del espectro político más votado? ¿Vale más que en cierta comunidad la mayoría de la gente votara al PP o que la mayoría votó a la izquierda (me refiero a PSOE+IU)? Sería cuestión de considerarlo. Además, en el PP asturiano reivindicaban su derecho a gobernar por ser la lista más votada... hasta que el recuento de los votos de las emigrantes (tradicionalmente socialista) convirtió al PSOE en el partido más votado.
Y Esperanza Aguirre que aproveche esta vez, que hace cuatro años todos recordamos que ganó dando un pucherazo bastante sonado.
Un abrazo.