miércoles, abril 11, 2007

De todo un poco

La verdad es que no pensaba escribir nada hoy; de hecho, pensaba esperar hasta el sábado día 14 para meter un texto sobre la República, como le dije a una lectora ayer por el messenger. Pero en vista de que os voy engañando para que penséis que tengo talento para esto de escribir, decidí mencionar algunas cosillas sobre actualidad y de paso quitarme el mono de contar cosas.



La primera, como se puede observar en la viñeta (publicada esta misma mañana en El País), se refiere a los escalofriantes datos que los accidentes de tráfico nos dejaron estas últimas vacaciones. Forges, con su habitual lucidez, pone el dedo en la llaga en dos cuestiones relativas al tráfico. Una, el mal estado de muchas carreteras, y la otra, la imprudencia de muchos conductores. No estaría mal llevar a cabo una reflexión sobre ambas.
Otra cosilla que me apetecía comentar es el hecho de que esta tarde los Peones Negros se manifiestan en Oviedo para pedir la verdad sobre el 11-M. Sería interesante que vieran algún telediario (tampoco vamos a pedirles que lean periódicos, no se vayan a herniar), y así se dieran cuenta de que en el juicio sobre el particular se están desmontando cada vez de manera más clara las teorías conspiratorias.
Me gustaría también hacer referencia al intento por parte de la jerarquía eclesiástica de cerrar la parroquia de San Carlos Borromeo en el barrio de Entrevías (Madrid). Me parece indignante que la Iglesia considere necesario cerrar una parroquia que hace lo que deberían hacer todas: Ayudar a los que lo necesitan. Ya sabéis mi postura sobre la Iglesia, así que no volveré a mencionarla. Pero tal vez no tengáis muy clara mi visión del cristianismo: Muchas veces os he comentado que el cristianismo tiene pocos elementos propios y que muchos los tomó de religiones anteriores. Pero eso no resta valor al mensaje que transmiten los evangelios, que es un mensaje de paz y fraternidad. El problema es que la Iglesia prefiere dar más importancia a lo externo, a celebraciones fastuosas sin sentido, que a llevar a cabo el verdadero mensaje evangélico. Si el Vaticano se preocupara más por los que lo necesitan y menos por el dinero, el mundo sería bastante mejor.
Y por último, me gustaría aprovechar para recordar que hoy cumple 87 años el doctor Raymond Carr. Este nombre a muchos de vosotros no os dirá nada, pero es el de un excelente historiador y un insigne hispanista, autor, entre otras muchas cosas, del que a lo largo de los años ha sido el manual de Historia Contemporánea de España por excelencia para varias generaciones de historiadores (la edición que yo tengo es la décima, o sea que calculad los años que lleva utilizándose). Este tema me había hecho plantearme la posibilidad de escribir algo sobre cómo se escribe y se divulga la Historia, pero luego decidí no hacerlo. El motivo es que hablar de la Historia bien escrita implicaría hablar también de la Historia mal escrita (que nadie me acuse de subjetivo, por dios), y también implicaría mencionar a algunos pseudo-historiadores cuya escasa catadura moral e intelectual no les hace merecedores de tal cosa (además, mencioné los nombres de algunos en un texto reciente y no me parece bien darles tanta publicidad). Por eso, simplemente me limito a recordar la figura de este gran historiador.
Y el sábado... ¡¡República!!

1 comentario:

itsaso dijo...

hola pitufo!! pues como ves... me paso por aquí y te voy a dejar mi opinion del carnet por puntos: para empezar la multa y la retirada de puntos debe ser inmediata, ser mas duros porque hay cada uno por ahi suelto... que da miedo, o mejor aun, a partir de ahora todos en bici, que así no habría tanto calentamiento global y poco a poco, si el planeta no mejora al menos se mantendria, y de paso! convatimos la obesidad y el sobrepeso (empezando por mi barriga) y como mucho... dejamos los servicios públicos!! por eso del frio, el peso de las mochilas...
dejalo.. que creo que empiezo a delizar jeje, el viernes tengo el examen de historia así que... reza para que apruebe o me cuelgan.
un besote enorme y ya me pasaré por aquí algun dia mas enano.